Hagan juego señores.

Vamos señores hagan sus apuestas, dice el crupier mientras los jugadores, en su creencia de ganar, no ven que el azar siempre hace perder y alguna vez recuperar lo apostado, sin darse cuenta de lo mucho perdido. Esa es nuestra democracia, un juego para unos pocos que convierten el servicio a los demás en medrar y asegurarse un futuro que no merecen.

Hagan juego señoras y señores, que vienen otras elecciones, digo yo a este pueblo de castrados, acomplejados y envidiosos.  Otras elecciones hasta que salgan elegidos los que deben, los elegidos por los amos para que nos enfrenten, nos roben, nos mientan y nos estafen siempre invocando unas ideas que ya no existen, unas diferencias que no son tales y unos compromisos que jamas cumplirán.
Otra sesión de ilusionismo, otro día de parque de atracciones, otra obra de teatro. Que la magia nos distraiga, nos divida y nos enfrente, para que ese puñado de elegidos por Soros y sus hermanos, nos pastoreen hasta el seco prado al que nos quieren llevar.
El espectáculo debe continuar.
Voy vomitar.

«Ni un muro sin pintada, ni un poema sin metralla»

Comparte en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email