Hijos de Efialtes.

Moralistas, progresistas, liberales, biempensantes. Hablo de los dueños del bien, de aquellos que tienen la patente de la moral y de la razón. Aquellos que venden su idea a las mediocres mayorías, que pasean por platós de televisión haciendo gala de su tolerante charlatanería, para después colarse por donde haga falta y salir en la foto más reivindicativa. Me refiero a aquellos que olvidáis vuestras raíces y dejáis que vuestros pueblos mueran por abandono.
Habláis de Europa como si fuese vuestra invención, como si de un espacio abierto a todo y a todos se tratase.
Tacháis histéricamente de antieuropeo a todo aquel que entiende Europa de otro modo. Endulzáis vuestro lenguaje con palabras como igualdad y democracia, sin tener la menor idea de lo que esto significa. Proponéis y alabáis leyes de cuotas allá donde aún apreciáis un vestigio de meritocracia. Fomentáis la multiculturalidad
viviendo lejos de la misma y haciendo un favor al capitalismo, a la vez que renegáis de vuestra propia
identidad.
Consideráis que España es una Constitución, y Europa, una Unión. Elogiáis la labor de empresas y
empresarios que conforman eso que llamáis marca España (puesto que simplemente a eso ha quedado
relegado España), y que sin embargo en las etiquetas de sus productos se puede leer ‘Made in China’. Llamáis a la calma o al desorden en función del continente y no del contenido. Gritáis por la libertad de expresión y os escondéis para defenderla en causas incómodas. Enfrentáis a los hombres con las mujeres, y envenenáis a sus hijos con propaganda igualitaria, tapándoles la luz de la autosuperación y de la diferencia que otorga el sacrificio.
Debe ser duro renegar del propio origen, de la propia familia, de la propia Tradición, de la propia cultura, de la propia raza (etnia o color de piel para los sensibles). En resumidas cuentas, renegar de uno mismo, en busca de un igualitarismo que ni siquiera ellos creen, pero que es altamente elegante combinado con una buena dosisde hipocresía. Sois la peor descendencia de Europa, hijos de Efialtes, indignos de vuestra herencia.
OHKA – Minorías audaces

Comparte en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email