Memoria.

A distancia de 75 años recordamos la masacre perpetrada contra el pueblo japonés en Hiroshima, y tres días después en Nagasaki. Las miles de muertes civiles derivadas de semejante acto infame y las consecuencias que marcaron varias generaciones tras el lanzamiento de las bombas atómicas, serán por siempre la marca de la vergüenza y el deshonor de aquellos que desde mitad del siglo pasado se empeñan en exportar democracia bárbaramente.

Comparte en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email